Lactancia Artificial

Tal y como indica la OMS, la lactancia materna exclusiva al menos durante los primeros 6 meses de vida, es el mejor alimento para un bebé. Pero en ocasiones no es posible, por ello, la lactancia artificial a través de fórmula es el sustitutivo más adecuado. La lactancia artificial es una alternativa para garantizar la correcta nutrición de un bebé, siempre bajo supervisión pediátrica. 

Qué es

La lactancia artificial o lactancia con leche de fórmula, consiste en nutrir a un bebé con un producto alimenticio empleado como sustituto parcial o total de la leche materna. Este tipo de leche proporciona el aporte nutricional adecuado para las necesidades del bebé.

Las fórmulas se obtienen a partir de leche de vaca, pero se modifican para intentar acercarse lo máximo posible a la leche materna en cuanto al contenido de proteínas, grasas, hidratos de carbono, vitaminas, minerales y micronutrientes. La leche artificial se suele usar cuando la leche materna no es posible o resulta insuficiente para alimentar al bebé. En este último contexto, se suele emplear una lactancia mixta, de este modo, el bebé obtiene los nutrientes necesarios para su correcto desarrollo. 

La leche en fórmula se puede elegir por motivos derivados de la madre u ocasionados por el lactante. La madre puede desarrollar una baja producción de leche materna, problemas relacionados con las glándulas mamarias, la ingesta de medicamentos puede impedir el deseo de amamantar al bebé y también la necesidad de volver pronto al trabajo. En el caso del bebé, la pérdida de peso o el aumento del mismo, los problemas de salud o un reflejo de succión débil pueden estar vinculados con la lactancia artificial. 

Tipos de Leche de Fórmula

Existen varios tipos de leche de fórmula que se adaptan a las necesidades del bebé según la edad:

  • Leche para la primera etapa: se trata de una fórmula empleada en el inicio de su desarrollo, desde el nacimiento hasta los 6 meses de edad.
  • Leche para la segunda etapa: denominada también leche de continuación, cubre las necesidades nutricionales del bebé a partir de los 6 meses. La leche de la etapa 2 es un complemento de la dieta diversificada. 
  • Leche para la tercera etapa: también conocida como leche de crecimiento, se utiliza a partir de los 12 meses de edad. Cubre las necesidades nutricionales como parte de una dieta diversificada, es la indicada para niños de 1 a 3 años. 

También existen fórmulas especiales reservadas para el uso de lactantes que presentan patologías que impiden el uso de una fórmula convencional. En caso de detectar que el bebé sufre una reacción alérgica a la leche de fórmula, se debe acudir al pediatra. La utilización de fórmulas especiales debe ser una recomendación  indicada por un pediatra. El estreñimiento, la regurgitación o los cólicos son algunos de los síntomas que pueden derivar al uso de las fórmulas especiales. 

Cómo afecta al desarrollo del bebé

La leche artificial o la leche en fórmula contiene todos los nutrientes necesarios para el desarrollo normal del bebé, tanto a nivel cognitivo como motor. Solamente hay que respetar las cantidades de la ingesta, siempre de acuerdo a  las indicaciones del pediatra. Del mismo modo, no existen estudios que demuestran que la alimentación con biberones de leche de fórmula tenga ninguna influencia con la vinculación materna. 

lactancia artificial

El vínculo afectivo en la lactancia artificial

Son muchos los psicólogos que indican que el vínculo afectivo de madre e hijo va mucho más allá de la alimentación. También hacen hincapié en la importancia del apoyo del entorno de la madre, para evitar que se sienta juzgada por su elección. “No vas a alimentarlo igual”, “se va a romper el vínculo”… estás son algunas de las afirmaciones que se deben evitar decir a cualquier madre que ha elegido la opción artificial. 

Estas afirmaciones no tienen en cuenta la verdadera repercusión en el bienestar del bebé y de la madre. Por tanto, el vínculo logrado con el bebé no surge gracias a la elección de la alimentación. 

Beneficios de la lactancia artificial

A parte de los diferentes beneficios médicos que pueden derivar en la lactancia artificial, hay otros motivos que pueden llevar a una mujer a optar por la lactancia artificial:

  • Comodidad. Cualquiera de los padres puede darle el biberón al bebé en cualquier momento. Por tanto, la pareja puede diversificar tareas, y ayuda al padre a involucrarse en el proceso de crecimiento y crear vínculos con el pequeño.
  • Flexibilidad. Una madre que alimenta a su bebé con leche de fórmula puede dejar a su bebé con su pareja u otro cuidador, sabiendo que podrá ser alimentado en su ausencia. 
  • Tiempo invertido y frecuencia de las tomas. La leche de fórmula es más costosa de dirigir, por ello, los bebés pueden ser alimentados en tomas más largas. 
  • Dieta. Las mujeres que optan por alimentar al bebé con leche artificial, no tienen que preocuparse por la dieta, ya que lo que coma o beba no afecta al bebé. 

Retos de la lactancia con leche de fórmula

Al igual que la lactancia materna, la leche de fórmula también plantea una serie de retos. 

  • El bebé carece de anticuerpos. Ninguno de los anticuerpos que contiene la leche materna se encuentra en la leche artificial. 
  • No reproduce la complejidad de la leche materna. Las leches artificiales todavía no han reproducido la complejidad de la leche materna. 
  • Preparación y Precio. La leche materna siempre está disponible, no se acaba y se encuentra a la temperatura adecuada. Los padres que optan por la leche de fórmula, la deben comprar y asegurarse de tenerla siempre a mano. Además, deben prepararla y calentarla a la temperatura correcta. Asimismo, la leche de fórmula suele tener un precio elevado.
  • Puede producir gases y estreñimiento. Los bebés alimentados con leche de fórmula son más propensos a tener gases y a hacer deposiciones más duras. 

Dudas comunes relacionadas con la leche artificial 

Al igual que la lactancia natural, la leche artificial genera dudas. Las más comunes son las siguientes:

¿Los niños alimentados con leche artificial crecen más rápido?

No, siempre y cuando se sigan las recomendaciones indicadas por los pediatras. Lo normal es ganar entre 150 g y 200 g de peso a la semana. Pero es cierto, que con la alimentación de lactancia artificial hay que seguir unos controles sobre el peso más estrictos para evitar la sobrealimentación. 

Existen fórmulas con sabores a vainilla, fresa o chocolate, ¿son igual de recomendadas? 

No, ya que contienen un número mayor de calorías y azúcares. Si al bebé no le gusta el sabor de la leche artificial normal, se puede cambiar de marca o probar otro tipo de fórmula. 

¿Hay leches de fórmula mejores que otras?

No, la composición puede variar, pero todas las marcas deben cumplir unos requisitos. El Comité de Nutrición de la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica es el encargado de realizar las recomendaciones. Posteriormente, la Unión Europea junto a sus directivas transforman las recomendaciones en normas de cumplimiento obligado. 

¿Qué hay que tener en cuenta al seleccionar el biberón?

Nada, hay multitud de marcas. Escoger uno al azar y comprobar que el bebé se adapta correctamente. Si no es así, en cualquier momento se puede cambiar. 

Si te interesa la lactancia artificial o precisas de más información sobre la lactancia, puedes contactar conmigo. Soy Dr. Deanna Marie Mason asesora familiar.

Compartir artículo

facebook Share likedin Share googleplus Share pinterest Share
gravatar

Sobre la Instructora
Paternidad Proactiva
Dra. Deanna Marie Mason PhD
Mas de 20 años de experiencia clínica ayudando a familias: Licenciada en Enfermería, Máster en Práctica Avanzada de Enfermería: Pedriatric Nurse Practitioner y Doctorado (PhD) en enfermería. Profesora universitaria, especialista en educación del paciente, investigadora pediátrica, colaboración con publicaciones científicas internacionales de primer nivel, actividad filantrópica continuada relacionada con la promoción de la salud y el bienestar, esposa y madre de dos hijos.