Lactancia en Tándem

Son muchas las mujeres que renuncian a la lactancia materna de su primer hijo cuando se quedan embarazadas de nuevo. Este es el primer error que se comete en la lactancia en tándem. Muchas madres, sin cortar el vínculo de lactancia materna con su primer hijo, deciden quedarse de nuevo embarazadas. Algunas madres por miedo y por puro desconocimiento, cortan directamente la lactancia con el mayor para centrar todos sus esfuerzos en el segundo. 

Sin embargo, existe la posibilidad de amamantar al bebé mayor durante el embarazo y, posteriormente, seguir amamantando a los dos. Esto es lo que se conoce como lactancia en tándem, cada vez son más las madres que se lanzan a practicarlo debido a los múltiples beneficios que genera para ambas partes.

En qué consiste

Dar el pecho no es incompatible con un nuevo embarazo. Durante el embarazo, el pecho se prepara para la lactancia del nuevo bebé y prioriza al recién nacido. Por lo general, la producción de leche disminuye entre el tercer y cuarto mes de gestación. Esta bajada tan relevante de cantidad de leche, hace que la mayoría de bebés se destete durante el período de embarazo. 


Sin embargo, hay madres que quieren seguir mamando y pueden continuar con la lactancia materna sin problemas. Pueden aparecer situaciones que puedan provocar el fin de la lactancia del hijo mayor, como es la aparición del calostro a la mitad del embarazo. No obstante, según diferentes estudios el calostro cambia cuando se acerca la fecha del parto. Tras el parto, se produce una leche de transición y luego llega la leche madura. 

A pesar de los múltiples mitos que existen alrededor de la leche en tándem, no hay estudios científicos claros que detecten efectos negativos para el feto. No han encontrado mayor tasa de aborto ni parto prematuro en mujeres que amamantan durante la gestación. Sin embargo, es conveniente comentar esta decisión con el médico, especialmente en embarazos de riesgo es lo que sí se podría ocasionar algún problema. Cada embarazo se debe tratar de forma individualizada. 

Precauciones y Cuidados

El único inconveniente que puede surgir durante la lactancia tándem es la amenaza de aborto ante embarazos de riesgo. En este caso, la liberación de oxitocina que puede producir la succión del pezón, podría dar lugar a contracciones en el útero, en teoría podrían empeorar el estado del feto. No obstante, este dato no debe preocupar, ya que la estimulación uterina cesa espontáneamente en el momento en que el lactante suelta el pecho.

Solo ante amenazas graves de aborto, se debería interrumpir temporalmente la lactancia materna. Hay estudios que afirman la inocuidad de este acto para el desarrollo intrauterino del feto. Asimismo, la madre puede comenzar la lactancia del segundo bebé tan pronto nazca. 

Cuando una mujer se queda embarazada, aumenta la sensibilidad de sus pechos y esto puede generar molestia durante las tomas. Además, se pueden desarrollar determinadas grietas en el pezón o en las glándulas muy congestionadas. Es común dejar de amamantar al niño algunas horas, por recomendación médica. Estas situaciones pueden llegar a la incertidumbre de la madre, derivando en el cese de la lactancia. 

El dolor casi nunca suele ser demasiado intenso y las interferencias con el nuevo embarazo son nulas. Por este motivo, se recomienda continuar dando el pecho y evitar el destete brusco. En ocasiones, suele ser necesario la administración de analgésicos suaves como paracetamol. Como consejos para aliviar la molestia, es recomendable cambiar la posición del lactante para disminuir la duración de la toma.  

lactancia tandem ventajas

Mitos de la Lactancia en Tándem

Cierto es que durante el amamantamiento se libera oxitocina. Esta hormona también desencadena contracciones uterinas durante el parto. Sin embargo, la oxitocina se libera solo durante la toma y desaparece cuando finaliza. No se ha comprobado que exista mayor tasa de aborto prematuras en mujeres que mantienen la lactancia materna durante el embarazo. 

Por otro lado, el pecho se prepara durante el embarazo para la lactancia del nuevo bebé. Hacia el cuarto mes disminuye mucho la producción de leche, y ya al final del embarazo empieza a producir de nuevo leche. Muchos autores afirman que en este intermedio se produce calostro. Sin embargo, en el momento del parto, la composición de ese calostro es igual a la producida por las madres que no han dado el pecho durante el embarazo. 

Otro mito destacado es que no hay leche para los dos bebés. A mayor demanda de leche, la madre producirá mayor cantidad de leche, es similar a amamantar a gemelos. Además, no hay necesidad de asignar un pecho a cada niño, la leche no se gasta y hay suficiente en ambos pechos para los dos. 

La madre que realiza una lactancia en tándem no tiene que llevar una dieta distinta, debe comer en función del hambre y sus necesidades. Durante la lactancia las necesidades calóricas son un poco superiores, pero no necesita aumentar mucho más la cantidad. 

Ventajas de la lactancia en tándem

Es normal que la madre muestre emociones negativas durante el nacimiento del segundo hijo, las cargas aumentan y consigo desequilibrios emocionales. Sin embargo, mantener la lactancia puede beneficiar algunos aspectos emocionales y prácticos del día a día: 

  • La madre ya es experta lactante, y no siente ansiedad como las madres novatas.
  • Los pechos funcionan mejor durante la segunda lactancia, aumenta la succión y producción de leche. 
  • La sensibilidad emocional disminuye durante los primeros días, ayuda a vaciar la carga psicológica de la madre. 
  • La succión del hermano mayor ayuda a la subida de la leche, de este modo, el recién nacido pierde menos peso durante los primeros días de vida. 

Organización de las tomas

Si una madre decide amamantar a dos hijos a la vez, debe organizar las tomas para que ambos queden satisfechos. Puede ocurrir que el hermano mayor siga succionando con más intensidad por notar cierta invasión del espacio. Es importante detectar este hecho y comentar al niño que nadie le va a robar su leche. En ocasiones, el mayor puede generar ciertos celos, por ello, es importante poner límites y disminuir su ansiedad. 

Cambios en la leche

Las hormonas del embarazo pueden disminuir la cantidad de producción de leche e incluso modificar su sabor. Al final del embarazo, como ya se ha comentado, se producirá el calostro que necesita el nuevo recién nacido y puede alterar el sabor de la leche ingerida por el mayor. 

Por los cambios en la producción y en el sabor, la mayoría de lactantes deciden desprenderse del pecho de la madre. Lo hacen, sobre todo, en el segundo trimestre del embarazo, bien porque ya no le satisface o bien porque repelen el sabor. 

Infecciones

La lactancia en tándem no supone el contagio de enfermedades entre hermanos, al contrario, la madre comparte inmunidad con sus hijos y consigue que el pequeño reciba defensa contra virus o bacterias. Solo en caso de candidiasis o moniliasis, puede pasar de madre al bebé y viceversa. Ante este contexto, es conveniente que cada hermano tenga un pecho reservado para él. 

Si necesitas más información sobre la lactancia materna, no dudes en ponerte en contacto conmigo. También ponemos a tu disposición nuestro curso sobre lactancia materna, aprende todos los detalles sobre esta práctica con nuestra ayuda. 

Compartir artículo

facebook Share likedin Share googleplus Share pinterest Share
gravatar

Sobre la Instructora
Paternidad Proactiva
Dra. Deanna Marie Mason PhD
Mas de 20 años de experiencia clínica ayudando a familias: Licenciada en Enfermería, Máster en Práctica Avanzada de Enfermería: Pedriatric Nurse Practitioner y Doctorado (PhD) en enfermería. Profesora universitaria, especialista en educación del paciente, investigadora pediátrica, colaboración con publicaciones científicas internacionales de primer nivel, actividad filantrópica continuada relacionada con la promoción de la salud y el bienestar, esposa y madre de dos hijos.