Cómo lograr que su bebé duerma toda la noche: un enfoque simple

Existe una forma segura y efectiva de enseñarle a su bebé a dormir durante la noche

El despertar frecuente durante la noche del bebé puede ser perjudicial para una familia. En primer lugar, los padres acaban exhaustos entre el cuidado de los niños, el estrés de manejar un hogar y las exigencias del trabajo. Si no se duerme por la noche, se pueden agotar las reservas de energía de manera fácil y rápida, lo que hace que los padres sean más susceptibles a las enfermedades, el mal humor y el agotamiento.

Por otro lado, los bebés que no duermen lo suficiente debido a la vigilia nocturna frecuente no crecen ni se desarrollan lo mejor posible. El sueño es un componente importante del desarrollo del cerebro; el cerebro usa el sueño profundo en la fase REM (movimientos oculares rápidos) para construir nuevas conexiones neuronales, consolidar nuevos aprendizajes, descansar y recargarse para asumir la novedad y las experiencias del nuevo día. Si no se logran los largos periodos de sueño necesarios para llegar a la fase REM, significa que los beneficios del sueño no se alcanzan por completo.

Juntos, la fatiga de los padres y la fatiga infantil crean un ciclo negativo. Los bebés están malhumorados e irritables y demandan más y más atención para calmarse porque están agotados. Simultáneamente, los padres tienen menos recursos para consolar y calmar a sus bebés porque se sienten cansados ​​y abrumados por la cantidad excesiva de consuelo que exige el bebé.

Entonces, ¿cómo pueden los padres hacer que sus bebés duerman durante la cantidad de tiempo necesaria mientras se dan el descanso apropiado? La respuesta es entrenamiento para dormir. El entrenamiento del sueño es exactamente lo que parece: entrenar a su bebé para que duerma de una manera que sea saludable y buena para ellos. Hay muchas opciones para el entrenamiento del sueño, pero el método más confiable, rápido y fácil es el de la extinción del llanto. Efectivamente, llorar sigue siendo el mejor método para dejar de hacerlo.

Investigaciones recientes 1,2,3 han demostrado que el método de extinción no causa ningún daño cognitivo, emocional, psicológico o de apego. Además, si se usa temprano, a los 2 meses, el período de tiempo para que el bebé aprenda a dormir es muy corto (1-2 noches). Muchos padres sienten que el método de la extinción es cruel y dañina, sin embargo, la investigación y las experiencias personales de otros padres apuntan a lo contrario.

Los padres que responden rápidamente al llanto infantil generalmente tienen bebés que duermen mal. ¿Por qué? El bebé aprende que el padre es necesario para calmarlo. Por lo tanto, el bebé no aprende a calmarse a sí mismo. Auto tranquilizarse es necesario para un sueño prolongado por la noche y durante las siestas. Se trata de la capacidad del bebé para volver a dormirse después de despertarse parcialmente, expulsar gases, darse la vuelta o perder su chupete. Simplemente es la capacidad del bebé para saber que él o ella está bien, para relajarse y reajustarse independientemente. Esta habilidad será excepcionalmente útil para el niño en el transcurso de su infancia.

Cuáles son las claves para entrenar a los bebés cómo y cuándo dormir

Los bebés no saben que necesitan dormir por su salud y bienestar. El trabajo de los padres es enseñar a los bebés cómo y cuándo dormir. El entrenamiento del sueño con el método de extinción se puede utilizar, y se recomienda, a los 2 meses. En tan solo 3 días, los padres pueden dar a sus hijos un patrón de sueño saludable sin ningún efecto negativo.

Qué necesita saber:

  • Los bebés pueden entrenarse más fácilmente a los 2 meses que a los 4-6 meses.
  • Permitir que un bebé llore una o dos horas no es dañino; la mayoría llorará mucho menos que eso.
  • Si los padres no intervienen (por ejemplo, cogiendo al bebé), la mayoría del entrenamiento del sueño se puede lograr en 3 o menos noches.
  • Las investigaciones muestran que el método de extinción, no afecta negativamente a la salud psicológica o física de un bebé.
  • Muchos padres modifican el método de extinción yendo para calmar al bebé a intervalos cada vez más largos que pueden extender el tiempo que lleva entrenar al bebé para dormir.

Aunque parece contrario a la intuición, el entrenamiento del sueño de extinción es una acción parental efectiva, saludable y amorosa. Brinda a los bebés la asistencia que necesitan para aprender a dormir de una manera que beneficie su crecimiento y desarrollo respetando los requisitos de sueño necesarios de los padres. Además, cuanto antes se implemente el entrenamiento temprano del sueño, más fácil será para el bebé adaptarse y antes se logrará que toda la familia descanse mejor.


1 Gradisar, M., Jackson, K., Spurrier, N. J., Gibson, J., Whitham, J., Williams, A. S., Doby, R., & Kennaway, D. (2016).  Behavioral interventions for infant sleep problems: A randomized controlled Trial.  Pediatrics 137(6), e20151486.

2 Price, A.M.H, Wake, M., Ukoumunne, O.C., & Hiscock, H. (2012). Five-Year Follow-up of Harms and Benefits of Behavioral Infant Sleep Intervention: Randomized Trial, Pediatrics 130(4), pp. 643-651.

3 Mindell, J.A., Kuhn, B., Lewin, D.S, Meltzer, L.J., & Sadeh, A. (2006). Behavioral Treatment of Bedtime Problems and Night Wakings in Infants and Young Children, Sleep 29(10), pp. 1263-1276.

Compartir artículo

facebook Share likedin Share googleplus Share pinterest Share
gravatar

Sobre la Instructora
Paternidad Proactiva
Dra. Deanna Marie Mason PhD
Mas de 20 años de experiencia clínica ayudando a familias: Licenciada en Enfermería, Máster en Práctica Avanzada de Enfermería: Pedriatric Nurse Practitioner y Doctorado (PhD) en enfermería. Profesora universitaria, especialista en educación del paciente, investigadora pediátrica, colaboración con publicaciones científicas internacionales de primer nivel, actividad filantrópica continuada relacionada con la promoción de la salud y el bienestar, esposa y madre de dos hijos.

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *